El Consejo Asesor de infraestructuras de Cataluña quiere aprofundizar en un nuevo modelo de gestion basada en la demanda

Se constituye el Consell Assessor d’Infraestructures de Catalunya bajo el impulso de cuatro entidades del sector empresarial privado

  • Tiene como objetivo impulsar un cambio de cultura en el sector de las infraestructuras en Cataluña
  • Es una entidad independiente de las instituciones políticas y de gobierno
  • Quiere ser un instrumento que facilite a los agentes del sector información técnica, objetiva e independiente que permita el diálogo y debate sereno y riguroso de las políticas públicas de infraestructuras en Cataluña
  • Como primer presidente del Consell ha sido nombrado el ingeniero de caminos Francisco Gutiérrez
  • El Consell quiere firmar convenios con las administraciones públicas que actúan en Cataluña para evaluar bajo criterios de rentabilidad económica, social y ambiental, las infraestructuras que se planifiquen en el territorio

Esta mañana se ha formalizado en Barcelona el acto de constitución del Consell Assessor d’Infraestructures de Catalunya, impulsado por la Asociación Catalana de Empresas de Ingeniería y Consultoras Independientes de Cataluña (ASINCA), la Cámara de Contratistas de Obras de Cataluña (CCOC), Foment del Treball Nacional y la Fundació Cercle d’Infraestructures (FCI). Estas cuatro entidades, conscientes de la necesidad de avanzar en la mejora de la gestión de las infraestructuras con el fin de fomentar la participación de la sociedad en la planificación, diseño, propuesta y evaluación de las políticas públicas en este ámbito, así como en la mejora de la contratación pública.

Por todo ello, estas entidades han acordado la creación del Consell, como instrumento que facilite a los diferentes agentes del sector información técnica, objetiva e independiente que permita el diálogo y debate sereno y riguroso de las políticas públicas de infraestructuras en Cataluña.

El convenio se ha firmado en la sede de Foment del Treball por los presidentes de cada una de las entidades concurrentes, Josep Túnica (ASINCA), Joaquim Llansó (CCOC), Joaquim Gay de Montellà (Foment) y Pere Macias (FCI). Este acto de constitución ha contado con Josep Rull, conseller de Territori i Sostenibilitat de la Generalitat. Asimismo, ha contado con la participación de Janet Sanz, Teniente de Alcalde de Ecología, Urbanismo y Movilidad del Ajuntament de Barcelona; y Manuel Niño González, Secretario General de Infraestructuras del Ministerio de Fomento. El Consell Assessor d’Infraestructures de Catalunya se constituye como un “órgano colegial que tiene por objeto el análisis, evaluación, deliberación y propuesta de iniciativas y políticas públicas en el ámbito de las infraestructuras en Cataluña, desde la más estricta independencia de criterio”. En este sentido, el Consejo quiere firmar convenios con las diferentes administraciones públicas que actúan en Cataluña para evaluar, bajo criterios de rentabilidad económica, social y ambiental, las infraestructuras que se planifiquen dicho territorio, siendo en última instancia, como es obvio, la administración competente quien decida el orden de prioridades.

El Consell Assessor d’Infraestructures de Catalunya estará formado por un máximo de catorce expertos independientes de reconocido prestigio, experiencia y trayectoria profesional contrastada de diversas especialidades técnicas en el sector de las infraestructuras, tanto en el sector privado como en el público (de los cuales hay una pequeña reseña curricular en el anexo). Como primer presidente del Consejo ha sido nombrado el ingeniero de caminos Francisco Gutiérrez. Los miembros serán elegidos por períodos de cinco años por consenso entre los promotores del Consell, que se reunirá al menos tres veces al año y, asimismo, podrá crear los grupos de trabajo que considere oportuno para alcanzar una mayor operatividad y eficiencia. Las funciones propias del Consell son las siguientes:

  • Actuar como elemento de conexión entre la sociedad civil y las administraciones públicas.
  • Proponer las directrices y los objetivos de las políticas de infraestructuras de las diferentes administraciones públicas.
  • Proponer la fijación de los criterios de análisis y evaluación de los planes, programas y proyectos de infraestructuras y, en su caso, encargar, cuando así lo considere, los estudios pertinentes para dar cumplimiento a estos objetivos.
  • Evaluar planes, programas y proyectos e identificar las inversiones más productivas, sostenibles y socialmente beneficiosas, incluidas las colaboraciones público-privadas.
  • Identificar y proponer proyectos provenientes de la iniciativa privada para la consecución del interés general.
  • Promover, en los casos que resulte pertinente, las colaboraciones público-privadas que supongan mejoras de eficiencia.

Formular propuestas para la mejora de la contratación de proyectos y obras.

Por un nuevo modelo de gestión

La creación del Consell Assessor d’Infraestructures de Catalunya forma parte de una estrategia de alcance más amplio dirigida a establecer un nuevo modelo de gestión de las infraestructuras, reivindicado y propuesto por las entidades impulsoras, que supere el modelo vigente y, al mismo tiempo, permita una nueva dinamización de un sector -el de la obra pública y las infraestructuras- que sufre como ningún otro las consecuencias de la crisis económica por la forma desproporcionada con que las inversiones públicas han sufrido la política de reducción del déficit público . Este nuevo modelo de gestión se fundamenta en:

  • Una inversión pública basada en una licitación recurrente por parte de las administraciones indexada en un porcentaje del PIB catalán, y con una planificación a medio y largo plazo (10-15 años), posibilitando el crecimiento ordenado y constante del país, y en las empresas planificar su desarrollo y sostenibilidad. La inversión, entre los tres niveles de administración presentes en Cataluña, debería estar en torno a los 4.750- 5.000 millones de euros anuales, lo que equivale a alrededor del 2,2- 2,3% del PIB catalán, tomando como modelo los países europeos de referencia.
  • Priorizar las infraestructuras en función de su demanda. Esto significa que la planificación debería hacerse en función de un exhaustivo análisis de la relación coste-beneficio, que tenga en cuenta su retorno económico, social y ambiental, no sólo el período de construcción, si no toda su vida útil. Precisamente con este objetivo se crea el Consell Assessor que hoy se ha presentado públicamente.
  • El nuevo modelo de gestión también quiere avanzar en un cambio estructural en el sistema de licitaciones públicas, lo que quiere decir simplificando los procedimientos de contratación del sector público mediante la unificación de criterios entre las diferentes administraciones, estableciendo mecanismos que permitan determinar efectivamente la propuesta más ventajosa, la calidad del proyecto y de su construcción, así como en la reducción de los riesgos y evitar las ofertas temerarias.
  • Por último, este cambio de cultura del sector a través de un nuevo modelo de gestión, también tiene como uno de sus ejes básicos el incremento de la inversión en los proyectos, con lo que se ganaría en eficiencia de la actividad económica, así como de su vertiente social y medioambiental.


Si continues utilitzant aquest lloc acceptes l'ús de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar